Adultos


La batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte, o el más ligero, porque, tarde o temprano, el hombre que gana es el que cree poder hacerlo”  |  Dr. Christian Barnard.

 

-        ANSIEDAD:

  • Cualquier situación me altera.
  • Tengo sudores, palpitaciones, sacudidas del corazón, etc.
  • Me duele la espalda, cabeza, pecho, tengo náuseas, mareos o desmayos.
  • Tengo sensación de ahogo o falta de aliento.
  • Siento miedo a salir solo a la calle o hacer cosas sin compañía.
  • Tengo miedo a que me vuelva a dar un ataque de ansiedad.
  • Evito situaciones por miedo a lo desconocido.
  • Tengo pensamientos negativos pero no puedo pararlos.
  • Mi rutina diaria cada vez está más acotada por mis miedos.

 

-        PROBLEMAS EN LAS RELACIONES FAMILIARES:

  • No consigo conciliar mi vida laboral, familiar y personal.
  • La comunicación con mi familia cada vez es más tensa.
  • No sé desconectar de mi trabajo.
  • He perdido la comunicación con mi familia, me siento un extraño.
  • Sólo veo cosas negativas de mi familia.

 

-        PROBLEMAS DE RELACIÓN SOCIAL:

  • Soy incapaz de decir que no.
  • No consigo ser un buen líder.
  • Pensar en situaciones sociales me provoca ansiedad.
  • La vergüenza limita mi ocio.
  • Estoy tenso en las relaciones sociales.
  • No consigo ser yo mismo.
  • Evito las situaciones sociales.

 

-        INSEGURIDAD Y BAJA AUTOESTIMA:

  • No me siento valorado.
  • Los demás son siempre mejores que yo.
  • Todo me sale mal.
  • Nadie me entiende.
  • No me veo capaz de seguir mis sueños, conseguir un trabajo, tener una familia, etc.
  • Tengo miedo a enfrentarme a una entrevista de trabajo.
  • Tengo dificultades para tomar decisiones.

 

-        DEPRESIÓN POST-PARTO:

  • Me siento culpable por no atender o haber atendido a mi hijo.
  • Todo lo que le pase será culpa mía.
  • No soy una buena madre.
  • Pienso que el mal comportamiento de mi hijo es por mi culpa.
  • Nunca me voy a poder perdonar.
  • Nadie me entiende.
  • Siento rechazo hacia mi hijo.

 

-        PÉRDIDA DE UN SER QUERIDO:

  • No puedo dejar de sentirme triste.
  • Me echo a llorar en cualquier momento.
  • No puedo levantarme de la cama.
  • Creo que nunca más voy a volver a ser feliz.
  • No sé cómo vivir ahora.
  • No puedo quitarme los pensamientos negativos de la cabeza.
  • Me siento culpable.

 

 

 

No se admiten más comentarios