DESARROLLO DE LA PUBERTAD Y ADOLESCENCIA – PARTE III

 

PLAN DE ACTUACIÓN ADECUADO PARA LAS FAMILIAS

 

Un plan de actuación adecuado debe combinar unos aspectos clave que se tienen que dar durante toda la adolescencia (AFECTO, COMUNICACIÓN Y APOYO) para que se de un buen ajuste emocional.

people-117198_640

Durante la adolescencia existe una disminución de la cercanía emocional, de las expresiones de afecto y de la cantidad de tiempo que padres e hijos pasan juntos. La comunicación también suele experimentar un ligero deterioro en torno a la pubertad, ya que en esta etapa chicos y chicas hablan menos espontáneamente de sus asuntos y la comunicación se hace más difícil. Pero este deterioro suele ser pasajero siempre que se combinen los tres aspectos clave: AFECTO, COMUNICACIÓN Y APOYO.

A pesar del distanciamiento afectivo y comunicativo que se producirá en muchas familias con la llegada de la adolescencia, lo cierto es que chicos y chicas van a seguir beneficiándose de unos padres comunicativos, cercanos y afectuosos, que les apoyen en los momentos difíciles que tendrán que atravesar a lo largo de estos años.

El bloqueo de los padres ante los sentimientos de sus hijos, sobre todo en la adolescencia, puede dar lugar a que el hijo traduzca la impotencia por desprecio, o por falta de interés. Lo que nunca debemos hacer:

1. Minimizar sus sentimientos: tratar sus problemas como algo trivial.

2. Ridiculizar, criticar ásperamente y mostrar falta de respeto por sus sentimientos.

3. Explicarles que no es para tanto, ser despreocupados, dejarles que ellos solos encuentren la respuesta a lo que les pasa, o tratar de sobornarles para que dejen de estar tristes o enfadados.

Todo esto potencia la rebeldía, y puede acabar trasladando a sus padres su enfado, frustración o desencanto. Ayudarles a reconocer sus emociones y enseñarles a controlarlas facilita en mayor medida la integración y el éxito personal; de hecho una persona tiene bloqueadas el resto de sus funciones cuando emocionalmente está mal.

Cuando el AFECTO, EL APOYO Y LA COMUNICACIÓN POSITIVA caracterizan las relaciones entre padres e adolescentes, estos últimos muestran un mejor ajuste psicosocial: mayor confianza en sí mismos, competencia conductual y académica, autoestima y bienestar psicológico, menos síntomas de depresión, menos problemas de comportamiento y serán más receptivos a la comunicación con los padres y al control.

LOS ADOLESCENTES NECESITAN CONTROL

Se entiende por CONTROL al conjunto de normas, limites, exigencia de responsabilidades, premiar los logros, señalar lo positivo, vigilar desde la distancia, en definitiva estar pendientes.

El CONTROL es importante en la infancia y en la transición a la adolescencia, va ajustado a la edad y a la madurez, por ello de debe ir retirando gradualmente llegando a otorgarle mayor AUTONOMÍA que va a implicar:

• Mayor competencia

• Mayor seguridad

• Mayor confianza en sí mismo

NO PODEMOS OLVIDAR QUE LOS PADRES, EDUCADORES Y ORIENTADORES PUEDEN SER, DEBEN SER PERMISIVOS CON LOS SENTIMIENTOS SIN SERLO CON LOS COMPORTAMIENTOS

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Desarrollo de la pubertad y adolescencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>