Cómo han cambiado los tiempos, hace unos años escuchabas una conversación entre mamás  en la puerta del cole y decían “me voy que mañana tiene examen y tiene que estudiar” (la responsabilidad del estudio recae sobre el niño), ahora la conversación ha cambiado y la madre dice “nos vamos que tenemos que estudiar que mañana tenemos examen” (la responsabilidad del estudio recae sobre la familia) y entonces?? Si suspendemos que pasa? Suspende el niño o también suspende la madre o el padre?? Son preguntas que deberían hacernos reflexionar acerca de la educación de nuestros hijos, si no les dejamos que asuman su responsabilidad…cuándo vamos a pensar que son lo suficientemente  mayores o maduros para darles responsabilidades?

El estudio es una responsabilidad que tiene el niño, los padres debemos acompañarles en ese proceso pero no estudiar por ellos, así nos encontramos con padres agotados que se acuestan a altas horas de la madrugada haciéndole los esquemas a sus hijos para que puedan estudiar después de realizar las tareas propias de los padres, hacer la cena, acompañar a los hijos a la cama…después de todo eso…. A estudiar por ellos!!!

Sé que cada casa en un mundo y cada niño también pero estamos haciendo un flaco favor a nuestro hijo estudiando por él, los niños desde bien pequeños deben asumir responsabilidades y los deberes y el estudio es una de ellas ya que desde bien pequeños aprenderán con eso que las cosas se consiguen con esfuerzo y el aprobado o el suspenso depende de ellos y no de ningún agente externo (cuando hablo de este modo me refiero siempre a niños que no tiene ninguna dificultad en su aprendizaje, niños con unas capacidades suficientes como para poder sacar el curso adelante por ellos mismos).

 

Por ello  os aconsejo que sigáis los siguientes pasos a la hora de hacer los deberes con vuestros hijos:

  • Lo primero que debemos de hacer al llegar a casa y tras la merienda es ver con el niño la agenda para saber si tiene deberes o no, el juego y la TV deben ser posteriores a los deberes. Animaremos a hacer los deberes y después podrán tener tiempo para jugar, ver la TV….
  • Veremos en la agenda los deberes que tenemos y leeremos con ellos los ejercicios para cerciorarnos que los entienden y lo saben hacer.
  • Calcularemos el tiempo que puede emplear en hacer esos ejercicios dependiendo de la dificultad y les diremos “tendrás que hacer estos ejercicios en 10 minutos en ese tiempo vendré y lo revisare contigo”, ahí es cuando los dejamos solos (si permanecemos en la misma habitación debemos dejar que hagan solos los ejercicios).
  • Volveremos pasado ese tiempo y animaremos a que repase lo que ha hecho con el fin de que pueda corregir los errores, es muy importante que el niño se de cuenta si ha cometido un error para poder corregirlo.

Siguiendo estos pasos lo que estamos haciendo es acompañar a nuestros hijos en el proceso pero al final el peso de hacer los deberes recae en ellos, así ayudaremos a nuestro hijo a crear un hábito de estudio tan necesario en las etapas más avanzadas de la escolarización.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies