La vida está llena de complicaciones y dificultades, por ello no es bueno tener a los hijos en una burbuja, protegerlos en exceso. El día de mañana se enfrentarán al mundo solos y necesitarán herramientas para poder con las dificultades, fracasos y desengaños. Debemos entrenar a nuestros hijos desde bien pequeños para que aprendan a no desanimarse y a ser constantes ante las dificultades, si no lo hacemos, serán niños que se asustarán, no se verán capaces, se desanimarán ante las dificultades y tendrán una baja autoestima.

niña con rabieta

La primera norma para este aprendizaje es no sentirse mal cuando les digamos no, el no les ayuda a crecer. Los niños no quieren menos a sus padres por ello, todo lo contrario, descubren que seguir las pautas de mamá y papá les son de utilidad.

Surgirán miles de situaciones en las que nuestros hijos quieran hacer lo que ellos quieran y seremos los adultos los encargados de enseñarles cómo y cuando hacerlo.

Para ayudarles a no frustrarse en el futuro ante las dificultades y que sean personas constantes, seguras de sí mismas, con las ideas claras, que luchen por sus objetivos sin permitir que la frustración les domine, debemos enseñarles a tolerar la frustración en cada etapa evolutiva, para ello son importantes las siguientes pautas:

– Evita la sobreprotección

– Evita ser excesivamente permisivo

– Trabaja su autonomía personal

– Pon límites a sus innumerables peticiones

– No todo lo que piden debe ser satisfecho inmediatamente, deben aprender a posponer una satisfacción

– Enséñales a no conseguir las cosas mediante el llanto

– No tener miedo a decir “no”

– Haz que haga las cosas por sí mismo, aunque se equivoque

– Enseñarles que de los errores se obtienen enseñanzas que nos hacen mejorar. ¿Quién aprende sin equivocarse?

– Los hijos deben aprender a aceptar el fracaso y el error

– En los juegos no le dejes ganar siempre

– En el deporte anímale cuando pierda, no siempre se gana

– Enséñales a ver en todo fracaso algo positivo

– No reforzar su rabia ante la frustración, si decimos que no, no cambiemos de opinión por su rabieta

– Los padres son un ejemplo para ellos, demuestra ante fracasos o situaciones difíciles cómo mantener una actitud positiva

– Educa en el esfuerzo, acorde a su edad

– Márcale pequeños objetivos a cumplir

– Analiza con él las situaciones, habla con él sobre sus errores y fracasos

Recordar siempre que ser buenos padres es proporcionar amor a los hijos y proporcionar también frustraciones, siempre acordes a su capacidad, edad y entrenamiento de nuestro hijo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies